¡¡FELIZ NAVIDAD 2021!!

Una gran alegría para todo el pueblo
Navidad 2021


Una gran alegría para todo el pueblo
Navidad 2021

En la época augustana y herodiana, época de dominación pagana y silencio profético, época de contraste entre el imperio romano y el pequeño resto de Israel, época de lujo cortesano para pocos y vida sacrificada para muchos, época de vida frívola para tantos y de vida pobre de creyentes ricos en humanidad y confianza en Dios… en esa época de la historia, se escucha un celestial anuncio, portador de una gran novedad: “No teman porque les traigo una buena noticia, una gran alegría para todo el pueblo: Hoy, en la ciudad de David les ha nacido un Salvador, que es el Mesías, el Señor” (Lc. 2,10-12).
En Aín Karim, Isabel le dijo a María: “Feliz de ti por haber creído que se cumplirá lo que te fue anunciado de parte del Señor” (Lc. 1,45). El nacimiento de Jesús da cumplimiento a las promesas divinas, los anuncios proféticos y la espera de Israel; hasta el mundo pagano, expresado por el ingenio y la pluma de Virgilio —misteriosamente— lo había insinuado.
Belén, un rinconcito del mundo… desconocido.
Belén, un acontecimiento desapercibido…
Nazaret, Belén ?y más tarde Jerusalén—: un rinconcito en el mundo y un acontecimiento desapercibido donde la ternura de Dios desenmascara la pretendida «omnipotencia» humana. Belén, la casa del pan —eso significa el nombre—… donde el Pan de vida nace para dar Vida y Vida en abundancia (Cfr. Jn 10, 10b).
Duermen los vecinos de Belén… sólo permanece despierta una «insignificante» familia y paradojalmente «la más importante». José golpea puertas pero sólo las encuentra cerradas; María medita las consecuencias del sí dado y las palabras: “No hay nada imposible para Dios” (Lc. 1,37).
Tal vez, sólo los pastores, aunque somnolientos, también permanecen despiertos y, allá lejos, desconocidos sabios de Oriente.
El llanto de un recién nacido interrumpe el silencio de la fría noche y cambia el rumbo de la historia… José, creativo y valiente, se las arregla… María confía y espera: se cumplirá en ella lo que le fue anunciado de parte del Señor.
En el cielo se enciende una estrella destacándose de las demás, anunciando con su «inédito» brillo lo que la voz celestial comunicó: “Hoy… les ha nacido un Salvador, que es el Mesías, el Señor”.
El cielo ha tocado la tierra: el Emanuel se encuentra en los brazos de María; ambos custodiados por el sufrido padre adoptivo y testigo silencioso de tan grandes misterios. Y del cielo el gran anuncio: “No teman porque les traigo una buena noticia, una gran alegría para todo el
pueblo
: Hoy, en la ciudad de David les ha nacido un Salvador, que es el Mesías, el Señor” (Lc. 2,10-12).
Hoy, en la Navidad del año 21 del s. XXI, el cielo toca la tierra y se oye el mismo anuncio. época de grandes contrastes: de grandes sufrimientos y profundas esperanzas… época donde la pandemia nos planteó muchas preguntas y nos dio pocas respuestas, época donde el «Cambalache» no es sólo un tango sino una «palpable» realidad cotidiana y, sin embargo, también hoy, en esta época —la nuestra— el cielo toca la tierra y oímos el mismo anuncio: “No teman porque les traigo una buena noticia, una gran alegría para todo el pueblo: Hoy… les ha nacido un Salvador, que es el Mesías, el Señor”.
El nacimiento de Jesús cambia el rumbo de la historia. Pero, ¿cambia el rumbo de mi / tu/ nuestra historia?
“Vayamos a Belén” (Lc. 2,15). Ha nacido el «Oriente», cuya luz no tiene ocaso. Ha nacido el Alfa y la Omega. Aunque estemos «repasando el alfabeto griego» —delta, omicron, etc.?… no olvidemos que el Niño Dios es Alfa y Omega, Principio y Fin como nos lo recuerda cada año la inscripción del cirio pascual.
Hoy, nos ha nacido, para nuestra salvación, “el Mesías, el Señor”.
¡Vayamos a su encuentro! ¡Vayamos a adorarlo!
¡Feliz Navidad y Bendito 2022!

+Pbro. Mario Alberto HALLER
Presidente

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios