Con la colaboración del Padre Eduardo Gonzalez, sacerdote de Buenos Aires que ejerce su ministerio en la diocesis de San Martín, presentamos guiones para el domingo I de adviento ciclo B

                   CONFIANZA, FIRMEZA Y ESPERANZA

Ciclo B  Domingo 1º  de Adviento /3 de diciembre 2017


 

            Al inaugurar un nuevo ciclo litúrgico nos introducimos al Adviento o tiempo de la Espera con la abundancia de los textos del libro de Isaías que reconoce a Dios como “Padre y Redentor” (1a. lectura).

            Redentor es una de las posibles traducciones de go’el y se refiere a la responsabilidad de los parientes cercanos de pagar el rescate de quien se encuentra en la esclavitud o de recuperar las tierras que hubiere vendido por necesidad imperiosa. En el libro de Isaías se expresa que si Yahvé es realmente padre, está obligado a rescatar al pueblo de la Alianza que se encuentra en la esclavitud. Dios es el Padre de la Liberación. Por eso se le pide “reafirma tu poder y ven a salvarnos” (Salmo)

            El Evangelio de Marcos presenta recomendaciones similares a las que desprenden de las parábolas leídas en los domingos anteriores preparando la Venida del Señor. “Estén prevenidos porque no saben cuándo llegará el dueño de casa”.

            Dios es fiel y su gracia mantiene firme a su pueblo para que lleguemos “irreprochables en el Día de la Venida de nuestro Señor Jesucristo” En él está nuestra confianza, nuestra firmeza y nuestra esperanza.(2a. Lectura)

            “A este propósito, el testimonio de las primeras comunidades cristianas resuena muy sugerente. Estas solían acompañar las celebraciones y las oraciones con la aclamación Maranathá, una expresión constituida por dos palabras arameas que, según cómo sean pronunciadas, se pueden entender como una súplica: «¡Ven, Señor!», o como una certeza alimentada por la fe: «Sí, el Señor viene, el Señor está cerca».

            Es la exclamación con la que culmina toda la Revelación cristiana, al final de la maravillosa contemplación que se nos ofrece en el Apocalipsis de Juan (cfr Ap 22,20). En ese caso, es la Iglesia-esposa que, en nombre de la humanidad, de toda la humanidad, y en cuanto su primicia, se dirige a Cristo, su esposo, deseando ser envuelta por su abrazo; un abrazo, el abrazo de Jesús, que es plenitud de vida y de amor.”(Papa Francisco)

 

GUIóN.

Bienvenida.


            Hoy comenzamos el tiempo del Adviento.

            Es el tiempo de la espera.

            Esperamos la gloriosa venida de Jesucristo, el Señor de la Historia que saldrá a nuestro encuentro.

            Esperamos la presencia de Jesús en nosotros a lo largo de cada día de nuestra vida.

            Esperamos poder celebrar la próxima Navidad recordando la primera venida de Jesús en la humildad de nuestra condición humana.

            Hoy comenzamos el tiempo de la Esperanza.          

 

Antes de las lecturas bíblicas

Primera lectura: El libro de Isaías es el texto del Antiguo Testamento más leído en la liturgia del tiempo del Adviento. Es también el más citado para mostrar que Jesús es el Mesías prometido y esperado por el pueblo.

Salmo: El Salmo es una invocación para que Dios nos visite y nos traiga la salvación.

Segunda lectura: San Pablo quiere que los cristianos de Corinto aprovechen el tiempo hasta el día de la venida de nuestro Señor Jesucristo. Hasta nosotros llega su pedido.

Evangelio: Sólo dos palabras pueden resumir el Evangelio que proclamamos al comienzo del Adviento: “Estén prevenidos!”

 

Oración Universal

                A cada intención respondemos: ¡Muéstranos, Señor, tu misericordia y danos tu salvación!

1. Por la Iglesia, para que con su mensaje prepare a todos los hombres y mujeres a encontrar el sentido de la vida hasta el día de la Venida de Jesús.

2. Por los gobernantes, para que escuchen las palabras del profeta: “Tu vas al encuentro de los que practican la justicia y se acuerdan de tus caminos.

3. Por los que sufren por la injusticia de los hombres y la violencia entre los pueblos.

4. Por nosotros, para que cada día preparemos la gloriosa venida de Jesús

 

Presentación de ofrendas.

 

            Preparamos la mesa con el cuidado de los servidores que tienen una tarea encomendada por el dueño de casa. Hoy nuestra tarea abarca todo el mundo y es encomendada por el mismo Dios.

             

Introducción a la Plegaria Eucarística

 

                        Mientras esperamos la Revelación de nuestro Señor Jesucristo, damos gracias el Padre por la gracia que él nos ha concedido en su Hijo.

 

Comunión

                        En la Eucaristía respondemos a la invitación de Dios Padre que “nos llamó a vivir en comunión con su Hijo Jesucristo, nuestro Señor.”                                

             !         

Despedida

                        Las palabras de Jesús son la consigna del tiempo del Adviento que hemos comenzado: “Tengan cuidado y estén prevenidos”                                    

 

 

Lecturas bíblicas: Comienza el Ciclo B: Isaías 63,16b-17.19b; 64,2-7;  Salmo 79, 2ac.3b.15-16.18-18   ; I Corintios 1,3-9 ; Marcos 13,33-37 .

 


COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios