El Misal, a cincuenta años del «novus ordo missae»
Pbro. Ricardo Dotro


El Misal,  a cincuenta años del «novus ordo missae» 

Del 17 al 20 de junio se realizó en Buenos Aires el XXXII encuentro de Estudios de la Sociedad Argentina de Liturgia (SAL). Han participado del encuentro agentes de pastoral litúrgica de Uruguay, Paraguay y llegados de diferentes diócesis del país, sacerdotes, religiosas y laicos que desempeñan funciones en las comisiones de liturgia de sus respectivas diócesis. El tema previsto ha sido «el Misal», a cincuenta años del Novus Ordo Missae, y diez de la publicación del actual misal para Argentina, Chile, Paraguay y Uruguay.

El primer día el Pbro. Dr. Andrés Di Ció, hizo una presentación teológica de la Eucaristía titulándola: Misterio de fe, sacramento de amor. Lo abordó en tres tríadas: 1. presencia, sacrificio, comunión; 2. pasado, presente, futuro; 3. creer, celebrar, vivir. A modo de conclusión expuso:

En la Eucaristía Jesús nos ofrece la comunión de su presencia sacrificial, concentrando en sí mismo toda la historia: pasado, presente y futuro. Este misterio es la suma de la existencia cristiana, el sacramento de amor que nos introduce en la pedagogía propia del seguimiento evangélico: creer, celebrar, vivir. Concluyamos con el pensamiento sugerente de un escritor argentino, quien aun hablando en términos naturales no deja de evocar resonancias místicas, que nosotros elegimos asociar de buena gana a la Eucaristía: «¿Qué es el vino sino agua que contiene fuego? ¿Qué es el pan sino tierra que levitó?».

Por la tarde el Pbro. Lic. Alberto Gravier presentó diversas miradas de la estructura verbal en el Misal de Pablo VI; Palabra de Dios–Eucología–Cantos. En la primera mirada se ha detenido en las palabras en la misa a la luz de la IGMR. La segunda mirada: la liturgia de la palabra en la misa a la luz de IGMR y OLM. Una tercera mirada: la eucología en particular, no la profundizó por ser el tema específico del día siguiente. Por último una cuarta mirada: los cantos en la misa a la luz de la IGMR y el misal. Se detuvo también en el silencio, ausencia de palabra y a su vez mensaje elocuente.

El segundo día del encuentro estuvo a cargo del R. P. Lic. óscar Pechinenda OFM cap. el cual expuso la eucología del Misal tanto en las oraciones como las plegarias eucarísticas. Se detuvo de manera particular en las «nuevas plegarias» que enriquecieron el Misal de Pablo VI. No solo las tres que fueron incorporadas al nacer el Misal sino las otras que hoy tenemos en apéndice: de la reconciliación I y II, para diversas necesidades, para misa con participación de niños.

La tarde se aprovechó para un paseo temático, se visitó la Catedral Santísima Trinidad de la Iglesia Ortodoxa Rusa en Buenos Aires. El párroco P. Alejandro, argentino hijo de rusos, nos recibió con delicado afecto y además de mostrarnos el templo y los significados del mismo, explicó sus liturgias y se prestó a responder las preguntas de los participantes.

Fue el tercer día cuando el Pbro. Dr. Mario Haller, vicepresidente de la SAL, llevó a reflexionar sobre la Eucaristía desde la perspectiva gestual y simbólica. En el desarrollo abordó el tema de los signos en general y luego siguiendo el orden de la misa. En la tarde se trabajó el espacio celebrativo y los libros litúrgicos. Concluyó con las palabras de san Juan Pablo II en Ecclesia de Eucharistia 52:

El sacerdote que celebra fielmente la misa según las normas litúrgicas y la comunidad que se adecua a ellas, demuestran de manera silenciosa pero elocuente su amor por la Iglesia.

Concluyendo los días de estudio el tema final, La Eucaristía, fiesta primordial de los cristianos, estuvo a cargo de Mons. Miguel ángel D’Annibale, obispo de San Martín, presidente de la Comisión Episcopal de Liturgia y miembro de la Congregación para el Culto Divino. Presentó el tema mostrando la Eucaristía dominical como fuente de una auténtica espiritualidad litúrgica que nos lleva a considerar la vida a partir de la dinámica del rito como experiencia comunitaria, escucha atenta y ofrenda agradable. De tal modo que la vida cristiana se entiende desde la ofrenda. Esto lo percibimos en primer lugar en el propio Cristo, quien se entregó a la voluntad del Padre. También desarrolló la Eucaristía como acción de gracias y como testimonio.

Dentro del marco del encuentro, la SAL ha tenido su asamblea anual de socios, evaluando lo realizado y pensando juntos el camino venidero. Todo finalizó con la celebración eucarística en la capilla San Juan Pablo II, en la cripta de la parroquia de San Miguel Arcángel, dando gracias al Señor por el encuentro y augurando muchos más.

Ricardo Dotro

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios